domingo, 7 de octubre de 2007

La araña

I

Queda amputada la buena estrella.

En un recodo magnífico

del que no puede surgir

el insecto esperado.


Se abre otra vez la oscuridad

y cae sobre su sombra.


Enérgicamente y sin sacudirse demasiado

llega a la imagen que construyó inmaculada.

Arranca de aquel lugar

las visiones encontradas.


En su sangre ya no camina el óxido.


Escondidas todas sus palabras

en el lugar donde no era ella.


Ahora se arrima a su nombre.


Cuelga el principio,

debe volver,

desde donde (agua revuelta)

la insignia brillaba sin luces.

Argónicasulfatadamiradora.

Suelta todo el otro daño que la ataba.

No era feliz en ese lugar de viento.

Se clavaba agujas con presteza.


Ya deja el brazo, no lo vuelve a tocar.

Ni a sentir su olor rústico.

En su pecho escuchó temblor

y se fue sin ruido,

sacando de sus ojos su cara,

su imagen, todo.

Amor muerto.

II

Soy una araña.

¿Soy una araña?

Es eso o ya olvidé lo que era.

Mi voz es un eco que retumba eternamente.

Es lo único que escucho.

Mi voz y palabras

que dan vueltas en este vacío

y ya olvidé de quien eran

por lo tanto, digo que son mías,

y que me acaban de a poco, líquidamente.

He estado a oscuras tanto tiempo

que ya no puedo recordar imágenes.

sólo palabras.

A veces/sin veces veo mejor
sin pies
ni boca
ni corazón.

En la oscuridad no puedo verme.

Me adivino a veces como una forma monstruosa

que pasa su tiempo

encontrando espacios para llenar con su cuerpo.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

aveces me siento esta araña
que desde la oscuridad, recuerda solo palabras...
te quiero chocheeeeeeeeee
besotes desde mi telaraña
ivi

Anónimo dijo...

A veces me siento araña, recordando solo palabras en esta oscuridad,....
recuerdo tus palabras te mando besotes desde mi telaraña
ivi