sábado, 20 de septiembre de 2008

esCriTurA ininTeRUmpiDa Con AlGunaS cOrrECCionEs PosteriOres

Relatamos sucesos en el borde del mar abierto a cualquier cosa que pase.
Por eso somos tan tan compañeros, porque somos de madera-medusa, de plantas que flotan cercanas al abandono de los sentidos, esperando irse lejos a terminar de esperar lo que podrían pero no lo que deberían esperar.
Estamos muy lejos de concretar lo que queremos. Conservamos fuerzas unidas con reverberación y algo de espanto. Como cuando uno es pequeño y quiere ocultarse para poder esperar en la negrura de la noche y que lo sorprendan de repente mil voces y ojos quietos como nadie podría estarlo.
Desde luego que es comprensible que se repartan en mil ideas lo que aprendí hoy: que tanta tanta belleza pueda ser vista por mis ojos, absorbida por mis sentidos, que no son los mismos que los del resto de las personas que no son mortales como nosotros. Observamos pirámides que se mueven en nuestra aura sólida y no dilatada. No dilatada.