sábado, 7 de marzo de 2009

Río

Aquí en la eternidad se está bien.
Cuando se ven los reflejos intermitentes de la noche,
se mira el río; se escucha como roza las piedras
y como se escurre el agua caída de mi malla
que moja la tierra.

Hay un río en mi malla,aquí en la eternidad.
No hay quejidos, hay letargo
y las montañas duermen.

Una rama se extiende
hasta los dedos del árbol y cruje.

Esperar remansos suaves.
Perseguir.

No sé cómo viniste hasta aquí sin ser escuchado
no sé cómo hice para dejar de buscar.

No hay comentarios: