domingo, 11 de octubre de 2009

Te dije bajo ese cielo turquesa, te hablé.
Te esperé acurrucada en tu pecho.
Sembré un camino enrevesado doblando en las curvas, siempre en las curvas,apretando los dientes para que no se escape la verdad; para tenerla conmigo y que esté con vos. Para que con ojos humanos nos miremos, con cuerpo humano nos abracemos, y con felicidad humana nos asombremos por tenernos.