lunes, 11 de enero de 2010

Átomos

clavé el trigo en la tierra y mis manos se calmaron
las lágrimas me corrían por las mejillas enrojecidas
pero ya había luz

ya había luz

no podía dejar de sonreír
me palpitaba el pecho
se agrandaba.
esperé en silencio que se haga la noche

los perros se mordían jugando
y sabían que yo estaba ahí
los quise de repente
los quiero ahora a la distancia


el pasto relucía bajo las estrellas
vos estabas cerca
y el agua latía
se abrían algunas flores de cactus

y era verano

soy flor encerrada sin frío
quise escuchar el corazón
de los átomos de los insectos
esquivo algunas palabras
a otras no se como usarlas
las colecciono
y cuando una piedra o dos aparecen delante de mis pies,
me detengo y las guardo en mi bolsillo

el dedo corazón
la pascua del señor de la luz
enfermé tantas veces sin sentido
y el agua me curó

3 comentarios:

Matías Brasca dijo...

Muy bueno!!!

Agustin Mouratoglou dijo...

me gusto mucho

memoria cuántica dijo...

gracias mati! siempre tan amabilidoso ud
gracias agustín, de veras :)

me alegra que pasen por aquí