miércoles, 5 de mayo de 2010

11 de octubre del año pasado

Enfrento vientos de tierra entumecida.
Mis ojos y mi boca saben bien cuando cerrarse.
Saben mejor que yo. Saben.
Subo al colectivo, me enfrento con el tumulto
y con rostros que no quieren a nadie.
Surfeando entre los cuerpos humeantes,
haciendo de cuenta que no me duele,
que no me importa, recuerdo.
El resto del tiempo solo trato de buscar.
El resto del tiempo no encuentro.
Me hundo en mi corazón.

Somos peso muerto anocheciendo.

2 comentarios:

Jorge Morales dijo...

Cuanta angustia car a veces sobre lo cotidiano cuanto odio...Me siento peso muerto anochecido. gracias por la frase. un abrazo

memoria cuántica dijo...

si, era la sensación que tenia ese día en particular, por eso vale la aclaración de la fecha.
hoy no me siento así para nada, pero quería compartir igual esas palabras.

que anda pasando muchacho?todo bien por esos lados? escribime cuando quieras y tengas ganas, será muy apreciado tu mail.
abrazos muchos