sábado, 30 de octubre de 2010

Los osos polares

Hay fuego que alimenta las entrañas de los osos polares y de sus crías que esperan algún pez para devorar, en los bordes del hielo.
Hay un frío que no viene del clima. Es el aire que mueve el espinazo, que acelera los sentidos y nos hace degustar la luz.
Entre líneas movemos los hilos de toda realidad,
volvemos a los árboles

encajamos,
nos alejamos, nos unimos.

No hay comentarios: