sábado, 23 de noviembre de 2013

Almuerzo de agujero negro

Tuve turbulencias al volver
Sed y sudores con ritmo de espasmos
El mar no estaba adentro mío
Abrí los ojos hasta ver azul

Me anonadé en los arboles. Las ramas hervían entrelazadas como venas.
Compasión en los cristales de su savia

Avanzaban los soles hacia el espacio interior.  El espacio exterior oliendo a carne quemada y a metal. Los trajes de los astronautas que vuelven huelen a eso.

Nos dirigimos a ser almorzados por el agujero negro del centro de nuestra galaxia.

No hay comentarios: