martes, 31 de diciembre de 2013

cosmos

El mundo nos servía de su mano en una copa de la tarde
 cosmos disfrazado de amor

Tomamos una forma, la que pudimos  para caminar cerca del agua. De frente vimos caer las alas dormidas.
Venís de la tierra y así es como nos unimos.
Barro en el barro, las flores esperan.

Se oscurecen las ventanas de mi casa en la siesta del verano. Y  hace tanto calor que no puedo pensar bien. Ni escribir, ni querer. Hablo y hablo de cosas que no entiendo. Pierden signos los pulsos de este dia que se va.


Un niño se infla en el silencio; se pierde con burbujas, ya no lo encuentro.  



No hay comentarios: