lunes, 9 de diciembre de 2013

tormenta de tierra

El día después de las flores de duraznos silvestres
Los colores de la luz entrando en tu sombra
¿Qué otra mano cae sobre mi si no es el viento?

Cayendo por el camino se pierde el tiempo. 
No es posible volver sobre los pasos, remontar el rio.

El borde del rio para olvidar
Al borde del rio para olvidar

Pedazos de mi consciencia se adhieren a ese polvo, a ese arroz, a ese silencio con tormentas de tierra voladora. Una parte de mi se adhiere al  gris.


Muerdo el polvo en el miedo de perder. 
Hago un hueco en tu hombro y ahí me quedo.

No hay comentarios: