sábado, 19 de febrero de 2011

La hija mayor

Siempre sé lo que es ser noche, lo que es estar aquí como brillo de piedras mojadas.

Ellas llegaban desde todos los rincones de la casa trayendo agua y niños dormidos.
El patio era hermoso.
Y yo me senté a su lado.
Su voz suave cantaba una canción que decía “tú que tienes los ojos bañados de luz”.
La noche anterior, me había levantado semidormida para escribir “mis ojos guardan luz”.
Y yo me preguntaba, mientras el corazón me palpitaba rápido:
“¿qué quiere decir esta coincidencia, qué quiere decir?”.
“La respuesta más adecuada, es la que más nos convenga o simplemente la que más nos guste"

Entonces, entendí que hay un secreto guardado con algodones en cada momento
que hay perlas y sorpresitas de cumpleaños
que hay pasado y futuro simultáneos y que nada tiene respuesta.
Me expliqué que tenía que detenerme ante la belleza de ese momento y confiar.
Confiar en él y confiar en mí.
Y sobre todo,
confiar en la canción
para la hija mayor.