jueves, 31 de diciembre de 2015

Reflejo

vi un  lobo caminando por la calle
y un reflejo tuyo en el río
busqué una manta para cubrir lo que ya no estaba

estaban tristes los charcos
porque perdían las alas
nacieron bichitos ahí
nacieron lluvias

estaba segura de volver a verte
estabas seguro de volver a nadar
entregado al espejo 
como si supieras de qué se trata tu imagen
de qué sustancia está hecha el reflejo

sufriste viendo el papel tachado
se te achico el corazón con cada canción triste
que escuchaste esa tarde

perdiste en la nube
perdiste el color que te entibiaba
te entregaste a la ternura de unos brazos fuertes
y una cabeza suave que se te pegaba a las yemas
te quedaste ahí en esa ternura
te quedaste quieto

busqué una manta para cubrirme
porque ya no estaba
ni el llanto en la garganta
ni la memoria de tu abrazo

se me incrustaron piedras
hojas y papeles de color en las venas
y unas tijeras con las que un día
me corté el pelo

sábado, 28 de noviembre de 2015

Bombas nucleares

te devoran los vientos
te sacan del olvido
se atraganta la saliva antes de poder salir
porque ya no queda ni una gota de agua
ni piel en las ruinas
no queda nada

arde el sabor que no encontrás
en el rompecabezas que no encaja
como una brisa de menta en el desierto

el silencio 
me dice cosas que ya sabía

me hago la que no te escucho
aunque estás adentro
me hago la que no entiendo lo que decís
aunque brotas desde el centro mismo del abismo


te adoro en el fuego
el mismo fuego que me disuelve
y hace arder cada célula

sos un sonido grave en esta misma tarde 
en la que explotan bombas
sos un tambor sonando en mi pecho
ahí  retumban las voces que me dicen que ya está
que ya fue
que es tan tarde
que ni siquiera sabés bien quien sos

el agua de la botella, la canilla, los dedos
los colores del cielo
el murmullo de la gente que canta
el viento se hace tormenta
y el cielo se hace fuego tragando humo

el aire me trae tu aroma salpicado de restos de plantas
somos parte de esta multitud que nos separa

en este final, me mordés
se acaba todo
una bomba nuclear desarma nuestros huesos
se desintegra la materia de las paredes

seremos estrellas
y aquí estarán tus hilos: los que mueven el tiempo


sábado, 31 de octubre de 2015

Enfocando el poder

Sin amor en el volcán.
Te vas a secar
Como una hoja de las que se llevan las hormigas.

No se puede el césped
No se puede el viento
No se puede el pelo
Ni los ojos
Ni los brazos
Ni el corazón
No se puede nombrar
No se puede entender
No se puede esperar
Te hundís hasta  aprender a nadar de verdad en estas aguas.
Todos dicen frases sobre como es la vida
Todos dicen frases sentados al sol

Se abrió la espesura de un bosque inventado
El cemento que sella las verdades
se cerró bajo tus pies
Todo germinaba y no podías verlo
Asimetría de amor
Creciendo sin fuerzas en dirección incierta.

Una luz de linterna a la noche
Una forma de ver el mundo que se eleva entre las sombras
Enfocando el poder en suavidad y concentración.
Enfocando el poder en la lluvia

Sos monte en el río y el paisaje adentro tuyo
se funde en pasto de ciudad
en ciruelas y uvas negras.


domingo, 4 de octubre de 2015

Partículas secas

Te escucho en el pecho donde está la muerte reverberando a cada latido.
Siempre has estado ahí, apagándote lentamente como un suspiro.

Sos viento vacío metiendose entre la tierra blanca, levantándola del suelo. Sos viento concibiendo remolinos difusos en el calor de la tarde.
Aún ahí, entre esas partículas secas, hay vida que palpita y se retuerce lejos de la vista de algún microscopio.
Alguien le canta al sol sin pensar en la vida y la muerte.
Mientras, los remolinos de tierra golpean las ventanas,
explotan y se desarman.

y no se ordena el caos
y mis brazos arden porque no encuentro la forma
y las personas duelen
y se me pegan por días con sus palabras,
con sus miles de detalles brillantes.
Laten.

Me caigo entre los dedos que me limpian.
Me caigo entre las piernas que me mecen.
Me caigo cuando las palabras se espesan.

jueves, 17 de septiembre de 2015

Se quiebra el suelo

chorrea la lluvia
chorrea la tierra
la nieve de la heladera se derrite
chorrean los brazos
caen gotas hasta las manos
se escurren las bocas
te movés en suspenso en mi cabeza
se escurren las ganas
vuelven
me abrazo a tu imagen
te abrazas al teléfono
lo apretás con fuerza 
respiras cansado
el humo se vuelve verde
azul
rojo
terciopelo

alzo la mirada y se cruza con tus ojos
huelo el aire
la caída se amortigua con miles de plumas 
me muerdo el labio sin querer
sangro sin querer
rodamos dormidos en la cima de un sueño muy profundo
no podemos despertar
tengo miedo

y tiembla todo

se fuga el aire de mi boca
porque alcanza tu boca
se fuga el reverso de este nuevo día que se va
se hace tarde
de noche
de noche tarde
y te extraño
cuando veo
mi noche
mi tarde
mi suelo que se quiebra


sábado, 15 de agosto de 2015

Cuatro partes

Que los ciclos empiezan cuando quieren
que la luz se esconde donde quiere también
que las palabras no brotan con facilidad
que  hace cuatro años le dejaste un mensaje en el blog a alguien que murió el lunes pasado
que ese alguien te respondió y hasta hoy no lo habías leído
que es difícil hablar de lo importante cuando no hay tiempo
que es difícil hablar de lo importante cuando inventas otras cosas que hacer
y, aunque no entiendas para dónde vas,
los pasos se acumulan y siguen adelante.

****
Agua en las paredes
agua en los ojos de llanto.
Si fueras tiempo
le regalarías un beso en cada mejilla a todos los que conoces,
escarbarías en cada muro
para ver las historias que tiene para contar
y  te pasearías lento
todo lo lento que quisieras, por entre los chicos que juegan en los patios,
entre las panzas de los cachorros dormidos al sol
y entre las nueces acumuladas en la tierra.

Acá estás y no sos tiempo.
El tiempo pasa y vos lo ves:
en las fotos, en las filmaciones,
en el espejo que brilla en lo oscuro,
en cada día que se quema intenso.

****
Hoy  fue día de limpiar el baño
día de remover la tierra, las raíces, las semillas.
Fue día de lluvia, de domingo sin horas.

Lavaste  los platos, miraste las plantas de la ventana, no tendiste la cama.
Viste el futuro desde este lugar gris
donde  no hay planes certeros
ni estatuas que perduren: se hacen polvo con el tiempo.
Ahora mismo se hace humo el viento, humo frío, borrones de miedo.

****
La sola idea de quemarse al sol
La sola idea de un verano acuoso rodeado de árboles
Vos estabas en las ramas, en las piedras y en todos los nudos de mi garganta.

Escribías con sal sobre las manos.



viernes, 31 de julio de 2015

En lo oscuro

Yo era un pájaro
De nidos grandes y esporas nucleares
Eran dentro de mi espalda los caminos, dentro de mi boca
la garganta de los ríos.
Se absorbían como esponjas un par de ojos
Y miraban desde lejos. 
Se hacían oro, hasta disolverse en lo oscuro.

Cuando te fuiste se sulfuró el sueño.
Vos no hablabas.
Cuidabas un estanque de miedo.
 Pedazos de sombra por todos lados. 
Y las tapas de los discos tenían manchas de un amarillo como el de las flores de trébol.

Gotas chiquitas  resbalando en la ventanilla del taxi.
Un mundo que no volviste a ver.

martes, 21 de julio de 2015

Escarcha de pasto

Te volvés fuego
en este cosmos sin nombre,
sin referencias espaciales.
El viento esquivando rayos de sol.

Todo lo que viste en el  verde del pasto se fue.
Había dos perros jugando a morderse y un charco donde se espejaban ramas.
Había sol de verano quemando ese pasto, de calor intenso que alcanzaba algunas hojas.
Vos tomabas un recreo recostada al sol.
También hubo una noche que saliste a ese pasto más tarde que nunca.
Se opacan los brillos en la escarcha del pasto.
Se opaca la voz en la miel.
Los objetos de nuestro mundo amontonados en círculos concéntricos por donde volveremos a pasar una vez y otra vez.

Tomás hielo porque es lo único que no se acaba con el tiempo.
Se mezclan las voces de adentro y afuera como sonidos que hieren lo oídos, suaves pero intensos.

Cómo seguís con las llamas adentro, quemando.
Hierve el pecho en el agua, se amargan las raíces que crecen cerca.

Cuando despiertes vas a tener ramas como ríos en los lechos, como fuego en la madera, como sus ojos posados en los tuyos.

martes, 14 de julio de 2015

Dientes de león

Amarga perdida de dientes de león escritos con fuego una tarde.
"Pero estaba frio, pero no era invierno."
Las hojitas crujientes descansando en un vértice del baldío.

Estallaban los planes de verano.
La vida no era lineal.
Los momentos  aleatorios se unían en perspectivas deformadas.