martes, 31 de diciembre de 2013

cosmos

El mundo nos servía de su mano en una copa de la tarde
 cosmos disfrazado de amor

Tomamos una forma, la que pudimos  para caminar cerca del agua. De frente vimos caer las alas dormidas.
Venís de la tierra y así es como nos unimos.
Barro en el barro, las flores esperan.

Se oscurecen las ventanas de mi casa en la siesta del verano. Y  hace tanto calor que no puedo pensar bien. Ni escribir, ni querer. Hablo y hablo de cosas que no entiendo. Pierden signos los pulsos de este dia que se va.


Un niño se infla en el silencio; se pierde con burbujas, ya no lo encuentro.  



lunes, 9 de diciembre de 2013

tormenta de tierra

El día después de las flores de duraznos silvestres
Los colores de la luz entrando en tu sombra
¿Qué otra mano cae sobre mi si no es el viento?

Cayendo por el camino se pierde el tiempo. 
No es posible volver sobre los pasos, remontar el rio.

El borde del rio para olvidar
Al borde del rio para olvidar

Pedazos de mi consciencia se adhieren a ese polvo, a ese arroz, a ese silencio con tormentas de tierra voladora. Una parte de mi se adhiere al  gris.


Muerdo el polvo en el miedo de perder. 
Hago un hueco en tu hombro y ahí me quedo.

sábado, 23 de noviembre de 2013

Almuerzo de agujero negro

Tuve turbulencias al volver
Sed y sudores con ritmo de espasmos
El mar no estaba adentro mío
Abrí los ojos hasta ver azul

Me anonadé en los arboles. Las ramas hervían entrelazadas como venas.
Compasión en los cristales de su savia

Avanzaban los soles hacia el espacio interior.  El espacio exterior oliendo a carne quemada y a metal. Los trajes de los astronautas que vuelven huelen a eso.

Nos dirigimos a ser almorzados por el agujero negro del centro de nuestra galaxia.

miércoles, 6 de noviembre de 2013

heridas raras


Se acerca el estímulo de caer en la sombra de peces y de heridas raras. Casi como si conocieras el instante, casi como si pudieras meterte en ese instante de árboles y nubes que se hacen vapor en el pecho; el estado en el que se funde la materia.

Llega condensado el silencio.
La misma espera que sube desde lo hondo, se calma en la rapidez.


 el caos del abismo 


  *************

En el ácido del pasto frío, comenzó a molestar el adentro
Se encontraron las fuerzas que caminaban en mi cabeza.
Escuchá como hablan los árboles, saben que te quiero y me juzgan por enredar las cosas.
Yo no inventé el amor, apenas puedo entenderlo.

Llueven nubes que se mezclan con mis ojos y mis plantas.
El suelo se incendia y no puedo apagarlo.

En este silencio encontré otra forma de llorar. 

jueves, 24 de octubre de 2013

cristal que arde

agite las aguas sin ver donde ponía mis pies
sos un salto en blanco de la noche que te hizo hijo
el cielo se apago de estrellas y de lunas chicas
pero igual podíamos vernos

te quiero tanto que se preguntan los valles y las piedras de donde venís
me veo en vos porque sos el cristal que arde

anochece y sube el frío de nuestros dedos
que se entrelazan desde la pieza de escaleras raras  y alfombra azul
se entrelaza el tiempo y el cordón que sale de mi panza
y llega hasta la tuya

quise atraparte como a un tesoro

llegaste desde el fondo y en el fondo surgís de nuevo
me aquieta tu mano
me vuelve líquida
estás en la sangre que despierta cada día
vos y todos los detalles.


martes, 17 de septiembre de 2013

el polvo inventando al polvo



El polvo inventando al polvo en el mismo lugar.
Manchas de arrugas se acercan a la sombra, en medio del párpado, huyendo de los truenos.
A veces se empieza por nada a jugar con reptiles. Ellos no saben qué fueron antes. Ellos son gatos, ex reptiles ojos de cocodrilo.
Ahora y en el fuego, sus ojos son vampiros suspirando.


El polvo inventando al polvo. Helado en su rumbo.
Si sonrío es porque se tejen otras formas.
¿Qué hay de preciso en el fin?
Tus actos se tiñen de gris elefante.
Avanzo desde el fondo hasta la médula persiguiendo cadencias en mis átomos.

¿Quién presta su tiempo para que otros sean  felices?
Miedo raíz
Miedo al mal
Miedo a dejar de cambiar las cosas a nuestro favor.
Las cosas se inhiben. Las cosas se mezclan
Las cosas se hacen polvo como nuestros cuerpos.


Y no me sale hablar de la sal 

domingo, 14 de julio de 2013

Detergente



Pasa dentro de una botella de detergente.
¡Una botella de detergente!
Hay seres ahí adentro, hay estrellas, universos y  mil generaciones enteras de vida. Y yo  no logro verlo. Me escribo en los dorsos de las manos, intento utilizar las palabras correctas; trato de mentir, me peleo con el suelo, las hormigas, el desorden del tiempo.
 Pero no lo veo.

El mundo hizo un sacrificio por vos, por mí. Y nacimos después del dolor, después del alivio. Creímos que nos moríamos pero seguimos vivos para vernos crecer.
Y encontramos el curso de donde brotaban las cosas; vos lo sabías antes que yo.

En un cadáver también había belleza. Pero me obsesione con el morbo de querer saber y se hizo un vicio. Después crecí,  y crecí más en una casa donde oía hablar al floripondio y al naranjo agrio. Ahí aúllan  los niños, jugando a los lobos mientras los cubro con mantas de abuelos.

Tuve una abeja y muchas nubes. Les puse nombres de catástrofes que escondí en el pecho.
Pulmones y corazones se rompían alrededor, marcando el pulso de días soleados. Me topé con el hecho de que todos eramos mortales, no solo los perros enterrados en el patio.
 Y tuve que tener cuidado, porque cada momento requería de cuidados, de tener los sentidos despiertos: no estrellarse contra ningún suelo
Tuve miedo tantas veces que creí que era parte. Pero vos me dijiste que no era así y te creí.

El temor es hiriente solo con uno mismo

Amé a todas las cosas por un momento y es todo lo que pude aprender de Dios. No sé si nuestras manos bastaran para calentar nuestros corazones en el cosmos.

Somos un suspiro y nos volveremos aire a cada paso.

domingo, 5 de mayo de 2013

crece



Crece el desierto adentro
A veces es gris, otras veces amarillo sol
Espero y espero
Crece
Se vuelve líquido como el tiempo que pasa.
 Melaza de distancias
indefinida en el espacio

Botones de las flores de limón.
Un cactus seco
El otro invierno viendo el amanecer

Sueño con el algo faltante
Sueño con el níspero, con los frutos robados
Amanezco confundida
A veces no sé donde ando
Y entonces,
me hago las preguntas frecuentes.
Volver y volver a las fuentes del conflicto,
al brotar en el cartílago de las cosas

Ahondo y acierto en el pecho.
La hondonada de la boca es río abierto.

Tibieza en lo amargo.
subida en lo hondo

jueves, 21 de marzo de 2013

Nido

vi a la madre asomada al nido
el silencio agigantaba el grosor de las ramas
la siesta trepaba  el calor del follaje.

inventé un cuento con todas las sonrisas que me diste
y todas las noches que me hiciste dormir
te conocí en los abrazos

parecida a muchas otras
el oído se detiene a rastrearlas
hay una canción que comparten
las notas,  las palabras son las mismas
los latidos reconocen las cadencias
y los abrazos

y los abrazos

tambor de leche sonando
en las mediasombras de la siesta
se enredaba el cabello ondulado
ardían las orejas al sol
me diste un nombre
y me aferré a la idea de plumas escarchadas

estaba frío cuando nos despedimos
te pedí las manos
estaban heladas y ásperas
me contaste de tu cicatriz en el jardín
sentadas cerca del floripondio
dió campanas para las abejas por cuatro veranos más

palmas y nubes ciruelas
el amor viajo a través del polvo estelar

hasta atravesarme