sábado, 25 de enero de 2014

las agujas

Te vi en los sueños bajo el agua.
Estoy siempre acá, estas siempre acá.
Eras manos y agua amarilla del río, las piedras de la arena gruesa lastimaban los talones.

Eras un sueño en el agua de mis pies. Eras el único par de ojos en ese monte. Los peces picoteaban con suavidad la piel.
Frente a los árboles.
Las agujas de los árboles. 

Estirabas las manos para darles pan a los peces, venían,  comían, se quedaban cerca de la orilla.  El sol en el sueño, imposible de tan grande.
Un cerro floreciendo en el vientre de agua. El miedo adentro. Se va el río, se lleva partes. 
Caen rayos dormidos y dan portazos en la noche de campo. 
Te quiero, no te quiero. Y no me encuentro en la sustancia de los huesos.
 Estoy siempre acá, estas siempre acá.

Toman forma sombras, toman helados y fresas de enredaderas con espinas.
Se nutren de la montaña. 
No encuentro amor en la raíz.  
“Paz y violencia” grita una nena en el agua.



1 comentario:

Matías Brasca dijo...

Muy bueno, ioseping!!!